6 ago. 2014

ESPIRITUALIDAD CATÓLICA. Los mártires de Cuéllar II



P. Jorge Teulón. unto a la Beata Martina Vázquez Gordo los padres carmelitas del Santuario de Nuestra Señora del Henar de Cuéllar (Segovia) custodian los restos de un grupo de carmelitas fusilados junto a las tapias del cementerio viejo de Carabanchel Bajo, en agosto de 1936.

En nuestra visita de hace unos días, el Superior nos regaló la biografía de este grupo martirial escrito por el padre Miguel Mª Arribas. El autor fallecía en febrero de 2011, y no pudo ver editada esta obra, que los carmelitas del Santuario del Henar, editaron con motivo de la beatificación del Tarragona, hace casi un año.

“Si por ser religioso y sacerdote van a fusilarme, deben tener bien entendido que cinco minutos que retrasen la ejecución me los quitan de gozar de Dios en el cielo”. Con estas palabras valientes pronunciadas por el padre Alberto Marco Alemán, mientras permanecía detenido antes de sufrir el martirio, arranca la introducción del libro donde se recuerda su vida y martirio.


El Beato Alberto María Marco Alemán

Natural de Caudete (Albacete) nació en 1894. Cuando estalló la guerra ejercía como prior del convento de la calle Ayala, en Madrid. El 20 de julio de 1936 fue clausurado el convento y el padre Alberto fue conducido a la llamada Checa de Fomento. El 3 de septiembre, tras indecibles traslados e interrogatorios, ingresó en la prisión. El 28 de noviembre de 1936, con treinta compañeros más fue conducido a Paracuellos del Jarama (Madrid), donde fue fusilado. Sus restos mortales descansan en dicho camposanto. Él preside el grupo martirial, llamado así: Beato Alberto Mª Marco Alemán y ocho jóvenes carmelitas.

Estos ocho carmelitas estudiantes de Filosofía y Teología del convento de Onda (Castellón) reposan en los claustros del Monasterio del Henar. Esta es una hermosa pintura que se encuentra junto al sepulcro.


Los frailes fueron apresados y trasladados desde Onda a Madrid, para caer como víctimas junto a las tapias del cementerio viejo de Carabanchel Bajo, en agosto de 1936. Se trata de Fray Daniel García Antón, Fray Aurelio García Antón, Fray Silvano Villanueva González, Fray Adalberto Vicente Muñoz, Fray Francisco Pérez Pérez, Fray Ángel Reguilón Lobato, Fray Ángel Sánchez Rodríguez y Fray Bartolomé Andrés Vecilla.

Ya os hablé de ellos en este artículo:
http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=26457

En un sepulcro de piedra, en el claustro del convento henarense

El 3 de junio de 1950 se procedió a la exhumación de los restos de los mártires. Se hallaban presentes los encargados del cementerio y el médico forense que había reconocido y enterrado los ocho cadáveres el 19 de agosto de 1936, un día después de su asesinato.

Los restos, colocados en dos arcones, fueron trasladados al monasterio de las monjas carmelitas de Nuestra Señora de las Maravillas, de Madrid. Al día siguiente, el prior general de la Orden presidió un solemne funeral. El 5 de julio los restos fueron llevados por carretera al Santuario del Henar.


Continuará...

 Publicado en Religión en Libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario