28 dic. 2013

"IGLESIA NO PUEDE CERRAR SUS PUERTAS A LOS HERMANOS PRIMATES". Cardenal holandés Wessel van der Transper defiende admisión de monos al sacramento del bautismo

Sábado 28 de diciembre de 2013.



REDACCIÓN VenL. De Leugen, principal diario de Amsterdam, publica hoy una extensa entrevista al cardenal holandés Wessel van der Transper, miembro influyente de la Congregación para los Obispos, sobradamente conocido por sus declaraciones polémicas y contestatarias. Transper, cuyo lema episcopal es La letra mata, el espíritu vivifica, afirma nuevamente que "el Código de Derecho Canónico, el Catecismo de la Iglesia Católica y las rúbricas de la liturgia deben ser entendidos bajo el prisma del espíritu del Concilio Vaticano II, no según la literalidad de lo que está escrito. ¡No seamos legalistas! Todos sabemos que lo que quieren decir estos textos es todo lo contrario de lo que dicen". El cardenal explica que dogmas como el pecado original, la virginidad de María, o la divinidad y resurrección de Jesucristo, no pueden ser comprendidos hoy en día sino como mitos, a no ser que nos queramos exponer a que la gente se ría de los creyentes: "Yo no he aceptado la dignidad cardenalicia para que se burlen de mí", añadió. También propuso cambios revolucionarios en la práctica sacramental de la Iglesia que, según el cardenal, serían como los brotes verdes previos a la deseada primavera del cristianismo y el fin definitivo de todas las crisis: "Los sacramentos no son siete, pero si lo fueran, la Iglesia no podría seguir dando la espalda a los signos de los tiempos. Hay que aceptar el sacerdocio femenino, el divorcio, la unción a los no enfermos, el perdón de los pecados a los no arrepentidos, la comunión a los budistas, la confirmación de ateos y el bautismo a los animales más cercanos al hombre en la escala de la evolución. En pleno siglo de la ecología, la Iglesia no puede cerrar sus puertas a los hermanos primates", apostilló. El momento de mayor tensión se produjo, según refiere el mismo diario, cuando el entrevistador preguntó al eclesiástico si había algún punto en el que estuviese de acuerdo con el Magisterio de la Iglesia Católica. Transper respondió visiblemente molesto: "¿Por quién me toma, por un tridentino? Obedecer al Magisterio es antievangélico, preconciliar y un grave síntoma de inmadurez en la fe. Mis colegas teólogos nunca me lo perdonarían". Quedó por aclarar si, al igual que rechaza el Magisterio, también rechaza de la Iglesia el sueldo que recibe por ser cardenal católico.

La redacción de Verdad en Libertad desea un feliz día de los Santos Inocentes a todos sus lectores.
          __________

1 comentario:

  1. ¡Muy buena iniocentada!, pero algunos, sin llegar a tanto se le acercan; es rigurosamente auténtico lo que ha dicho un ex-franciscano (todos los mártires estaban equivocados hasta que ha llegado él): "Si ahora mismo me dijeran: “O apostatas de tu fe o te matamos”, apostataría tranquilamente. Creo que sería la mejor manera de ser fiel a la fe de Jesús, que fue la Vida".

    ResponderEliminar