14 jun. 2014

SABIENDO QUE NUNCA PODRÍA SALIR. Sacerdote se sacrificó acompañando a soldados en barco hundido en Segunda Guerra Mundial

Sábado 14 de junio de 2014.



RESUMEN VenL. En una historia recogida en el libro autobiográfico de William Buckley, "Más cerca, mi Dios", se relata la historia de un sacerdote que sacrificó su vida para acompañar a un grupo de pasajeros del barco Lancastria, hundida por los alemanes en 1940. "En la bodega (del barco) había varios cientos de soldados. Ahora no había manera de que pudieran salir", "y ahí vino mi propio favorito Buen Samaritano, sacerdote católico, un hombre joven en uniforme de la Real Fuerza Aérea. Se sujetó de una cuerda y se dejó caer en la bodega para dar aliento y ayudar a los cientos de hombres en su última y fatídica hora". "Las demás personas fueron recogidas por los destructores y volvieron a Inglaterra", "muchos de ellos me dijeron que se estaban rindiendo en ese momento, y lo único que los mantuvo fue el sonido de los soldados en la bodega cantando himnos".

          __________

No hay comentarios:

Publicar un comentario