21 dic. 2012

OPINIÓN. Relación para toda la vida con Jesucristo y su Iglesia


Fray Tuk. El arzobispo de Birmingham aclaró el pasado Sínodo que "la nueva evangelización no es ni una estrategia ni un programa; implica enamorarse de Jesucristo y de la Iglesia Católica". Sin embargo, "los fieles necesitan una catequesis sistemática, exhaustiva y permanente".


La anterior entrada de nuestro blog versaba sobre la relación del primer Círculo Menor de habla Inglesa en el pasado Sínodo sobre la Nueva Evangelización. Ahora traigo a consideración la intervención de Bernard Longley, arzobispo británico, representante del segundo Círculo Menor de habla Inglesa. Si bien todo el texto que presentó es enriquecedor (al final tienen un enlace para que puedan leerlo), creo conveniente destacar dos de sus reflexiones.

Títulos, subrayados y comentario en cursiva son míos.

Encuentro y relación con Cristo en su Iglesia para toda la vida.

"La nueva evangelización no es ni una estrategia ni un programa, sino una invitación a un encuentro y a una relación para toda la vida con Jesucristo y su Iglesia. Implica enamorarse de la persona de Jesucristo y de su esposa, la Iglesia Católica. Este encuentro con Cristo tiene lugar en y a través de la Iglesia para no promover una falsa dicotomía entre espiritualidad y religión. Los encuentros con Cristo en la Iglesia ayudan a los fieles a entender la necesidad de la salvación y el perdón de los pecados. Siguiendo el encuentro inicial con Cristo, los fieles desean pasar su tiempo con el amado en oración, en el sacramento y contemplando el rostro de Dios. (…) Patrocinar algunas iniciativas ayudaría a la Nueva Evangelización y a la catequesis: Lectio Divina; enseñanza de la oración; facilitar el acceso a las Sagradas Escrituras y al Sacramento de la Penitencia (tal vez impartiendo el Sacramento en nuevos periodos del año y con una base consistente durante la Cuaresma y el Adviento); peregrinaciones; compartir las historias de los santos y los mártires, dar a conocer el excelente trabajo y ministerio realizados por las instituciones y apostolados católicos".

Me parece sencillo y luminoso el esquema de la evangelización que subyace en estas palabras. Para meditarlo, vivirlo y enseñarlo:

1. El evangelizador es ante todo alguien que se ha encontrado y se ha enamorado de Jesucristo resucitado vivo.

2. Ese encuentro se realiza como Él lo dispone: en y por su Iglesia, la Católica, mediante el reconocimiento de la necesidad personal de salvación y el perdón de los pecados.

3. La vinculación a Cristo en su Iglesia se cultiva con la oración, y por su propia naturaleza es para siempre.

4. El verdadero cristiano no puede no ser evangelizador e invitar a sus prójimos a encontrarse y enamorarse de Jesús en su Iglesia para después convertirse en nuevos evangelizadores.

Catequesis sistemática, exhaustiva y permanente.

"Los Padres Sinodales podrían proponer un acompañamiento para toda la vida de cada católico en su viaje hacia la fe, modelado según el viaje de Cristo con los dos discípulos en el Camino a Emaús. Los fieles necesitan el trabajo continuo de una catequesis sistemática, exhaustiva y permanente. La evangelización y la catequesis deben ayudar a los fieles a conocer, comprender, vivir y compartir la fe. Una catequesis para los jóvenes y los adultos, adecuada para cada edad, presentada de un modo interesante y apologético y que responda a las preguntas sinceras de cuantos participan en su formación, mejorará la Nueva Evangelización. Esta presentación básica de los fundamentos de nuestra fe, tal como se encuentran en el Catecismo de la Iglesia Católica, de una manera atractiva e interesante, por ejemplo durante la Jornada Mundial de la Juventud, ayudaría a reavivar la confianza en la fe y una mayor capacidad para compartirla con otros".

Nunca olvidaré las palabras de Juan (no digo 'don' Juan porque a él no le gustaba; decía 'no hay don sin din'), el santo catequista que Dios me regaló: "la catequesis es para toda la vida, para todas las edades, para siempre; búsquense un lugar donde poder seguir formándose después de los 13 años, que en nuestra parroquia no lo hay". Nos recomendó la Juventud de Acción Católica. Tenía razón Juan. No sé de dónde sacaba tanta sabiduría aquél sencillo hombre. Me alegra leer esta misma idea certera y fundamental en un grupo de padres sinodales de habla inglesa.

Texto completo de su intervención.

Publicado en Certeza católica.
          __________

No hay comentarios:

Publicar un comentario