19 dic. 2012

OPINIÓN. Jesucristo vivo y obrando en el mundo


Fray Tuk. He tenido que leer mucho hasta encontrar clara y fuertemente expresada una verdad primordial que andaba buscando entre las ponencias del Sínodo: la Nueva Evangelización "no es una simple labor humana, sino el poder de Jesucristo vivo y obrando en el mundo".


El obispo de Hamilton en las Bermudas, Robert Kurtz, teatino, fue el encargado de la relación del primer Círculo Menor de habla Inglesa. Relación que destaca aspectos fundamentales de la fe, principalmente en torno a lo que debe ser un evangelizador: orante, sencillo, unido a la Santísima Trinidad en Cristo fuente de toda evangelización, purificado, imbuido de la fe en el Evangelio, devoto de la confesión y la comunión, formado en los documentos de la Iglesia, unido a María y a los santos. Una descripción completa, que evita el tan extendido reduccionismo de la evangelización a algo meramente humano en su origen, medios y fines.

Títulos, subrayados y comentario en cursiva son míos.

Evangelizador: sencillez, vida sacramental y formación.

"La Iglesia empieza la nueva evangelización orando y con sencillez y humildad mientras proclama a Cristo al mundo. Esta labor no es una simple labor humana, sino el poder de Jesucristo vivo y obrando en el mundo. A través de Cristo conocemos a Su Padre y al Espíritu Santo, y al grandísimo Amor de la Trinidad, por lo que estamos llamados a una comunión que es Trinitaria. Los evangelizadores están llamados primero a la conversión como individuos y como Iglesia, para alejarse del pecado y creer en el Evangelio. Para todos los que han sido bautizados en el Señor Jesús, empezando por los obispos, el Sacramento de la Penitencia es un sacramento especial, el abrazo del gran perdón de Dios. Llamados a sentir la experiencia más profunda de Cristo en la Eucaristía, queremos despertar a un nuevo fervor al recordar a los primeros discípulos y los primeros misioneros de nuestra cultura. (...) Los evangelizadores necesitan una catequesis evangelizadora esmerada y enraizada en el Catecismo de la Iglesia Católica, YouCat y el Compendio de la Doctrina Social Católica. Unidos a María, nuestra Madre, y a la multitud de testigos que nos han precedido, pedimos a Cristo, Luz de las Naciones, que nos dé esperanza, amor y alegría".

El pecado (άμαρτία) es una de las realidades medulares del Nuevo Testamento. "Todo el que comete pecado es un esclavo" (Jn 8, 34), pero Jesús es "el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo" (Jn 1, 29) y envió a los apóstoles para perdonar los pecados (cf. Jn 20, 23). Uno de los peores males de nuestro mundo, según la advertencia de los últimos Papas desde Pío XII, es la pérdida de la conciencia de pecado. Pero peor todavía es que muchos pastores ni siquiera mencionen en su predicación la palabra 'pecado', y fomenten así un tan extendido pseudocristianismo autocomplaciente, autosuficiente, soberbio, rebelde, alejado de la oración y la confesión, que ya no comprende la cruz de Cristo. No debería sorprender que un obispo como Kurtz hable de "alejarse del pecado". Pero sorprende por inusual.

Si de este Sínodo quedase como fruto el afianzamiento 'globalizado' de que las fuentes de la formación del católico son el Catecismo de la Iglesia Católica y su Compendio, el YouCat y el Compendio de la Doctrina Social, esto sólo sería de una eficacia santificadora y evangelizadora absolutamente insospechada.

Desafíos: secularismo y amenazas a la libertad religiosa.

Los desafíos que nos plantean el secularismo y la pérdida de sentido de lo sagrado en algunos ámbitos, así como las delicadas relaciones con quienes pertenecen a otras religiones, hacen que sea urgente la proclamación de Jesucristo, Salvador del mundo. Es especialmente urgente la necesidad de oponerse a las amenazas a la libertad religiosa, nuestra libertad primera, evidencia implícita en toda sociedad.

En la era de la comunicación, el evangelizador debería estar más que nunca enterado de la actualidad sobre la cristianofobia para admirar a decenas de miles de hermanos heroicos, denunciar la injusticia, exigir el derecho a la libertad religiosa y orar por ello.

Estrategias: vida parroquial, caridad y familia.

Las estrategias concretas para la evangelización en cada diócesis incluyen una atención especial a la vida parroquial, los necesitados, las personas heridas y la familia. Centro de la evangelización es la renovación del sacramento del matrimonio como la unión de “dos en una sola carne”, hombre y mujer, abiertos a la procreación.

Muy acertado me parece que Kurtz haya mencionado cuatro de los siete sacramentos. Si la Iglesia es Sacramento como insiste el Concilio, para lograr que los miembros de la Iglesia sean cada vez más presencia de Dios en el mundo, habrá que revitalizar, como propone nuestro prelado, la vivencia de los sacramentos.

Texto completo de su intervención.

Publicado en Certeza católica.
          __________

1 comentario:

  1. invite a un matrimonio que hace 25 años que estan juntos para realizar una jornada de matrimonios! y que me contesto la esposa:¡NO LO NECESITAMOS ES QUE ESTAMOS TAN BIEN!!!,yo le dije:NO ESPEREMOS A ESTAR MAL PARA HACER UNA JORNADA Y DAR GRACIAS A DIOS POR LAS BENDICIONES DADAS!!! a veces no entiendo a la gente!!!! despues terminan pagando fortuna en un divorcio y lloran por todos lados!!!!!

    ResponderEliminar