18 ene. 2014

OPINIÓN. ¿Juan Bautista no conocía a Jesús?


Fray Tuk. Hasta dos veces le dice Juan Bautista a sus discípulos que él no conocía (ᾔδειν) a Jesús. Extraña afirmación, puesto que eran primos. Jn 1, 29-34.



Yo no le conocía. ¿En qué sentido no conocía Juan Bautista a Jesús? Jesús es el Hijo de Dios, el Mesías. Esta identidad suya es tan grandiosa, que pensar que Jesús es un simple hombre, se puede decir que es desconocerlo. Dios revela a Juan que Jesús es su Hijo Amado. Es en ese momento cuando se puede decir que Juan empieza a conocer a Jesús, es decir, empieza a saber cuán grandioso es. Conforme al camino propio de todo conocimiento y amor interpersonal, el cristiano tiene frente a sí la experiencia única de ir profundizando cada vez más en una relación viva de discipulado con Jesús Resucitado, único salvador del hombre. Pero la base de esa relación es reconocerlo como Hijo de Dios, como Dios y hombre verdadero. El desconocimiento de quién es Él provoca que, en lugar de seguir a Jesús Vivo, el supuesto discípulo persiga en realidad sólo una idea errada de Jesús.

Vida moral y seguimiento de Cristo. Yo vine bautizando en agua para que [Dios en Jesús] se manifieste a Israel. Para conocer a Jesús como Hijo de Dios se necesita el don de la fe, que viene del cielo. La fe en Cristo no es fruto de una deducción ni de un sentimiento humano, sino obra del Dios vivo y de su gracia. Pero el hombre puede y debe disponerse a ese don. Dios se da a conocer en Jesús a quien lo busca con sincero corazón, pero esa búsqueda sincera supone un camino de conversión. Por eso Juan preparaba al pueblo de Israel para la venida del Mesías con un bautismo de conversión. El itinerario de seguimiento de Jesús implica una progresiva purificación de la propia conducta. Jesús es el Cordero de Dios que viene a quitar el pecado del mundo. No viene a quitarle importancia al pecado ni a mirar al pecador como si no fuera pecador, sino a cargar sobre sí este pecado para purificar el corazón del hombre. La conversión es, pues, consustancial al discipulado, y es obra conjunta de Jesucristo y del converso. No del uno sin el otro. Como recuerda el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica (434), “seguir a Jesús implica cumplir los Mandamientos”.

@fraytuk

Publicado en Certeza católica.
          __________

No hay comentarios:

Publicar un comentario