17 may. 2014

ESPIRITUALIDAD CATÓLICA. San Juan Pablo II 17


(viene de `San Juan Pablo II 16´)

P. Jorge Teulón. 36. Las cifras. Resumir en estas breves páginas el pontificado de Juan Pablo II es una tarea imposible.


Su Pontificado fue el tercero más largo de la Historia, sólo por detrás del de Pío IX (31 años) y, presuntamente, del de San Pedro. Fue el sucesor 264 de San Pedro.

Elegido Papa a los 58 años de edad, se convirtió en el Pontífice más joven desde 1864.

Karol Wojtyla fue el primer polaco en la historia papal, y el primer Pontífice no italiano después de cuatro siglos.

Ocupó la portada de la revista Time en dos ocasiones. El mismo medio de prensa le eligió "hombre del año" en 1994.

Es el Pontífice más peregrino de la historia. Se calcula que recorrió más de 1.300.000 kilómetros, casi tres veces la distancia entre la Tierra y la Luna, en viajes papales (104 viajes fuera de Italia, 129 países y territorios diferentes, 146 viajes en Italia, 301 visitas a parroquias en Roma).

Pasó 822 días, o sea más de dos años y tres meses, fuera del Vaticano.

Leyó más de 20.000 discursos, casi 100.000 páginas de discursos. Presidió más de 1.160 audiencias generales en el Vaticano a las que asistieron más de 17,64 millones de personas. Emitido más de 100 documentos importantes, incluyendo 14 encíclicas, 45 cartas apostólicas y 14 exhortaciones apostólicas.

Beatificó a 1.338 personas y canonizó a 482 personas, más que todos sus predecesores en los últimos cuatro siglos juntos.

Nombró 231 cardenales.

Se reunió con más de 1.590 jefes de Estado o de Gobierno.

La mayor multitud reunida en una misa papal fue unos cuatro millones de personas en Manila en 1995. El menor número de personas que acudieron a una misa papal fue de unas 200 durante un viaje a los países nórdicos en 1989.

Fue el primer Papa que visitó una sinagoga y una mezquita. Celebró misa en un hangar de aviones en 1992, en el aeropuerto de Fiumicino en Roma.

Publicó cinco libros: “Cruzando el umbral de la esperanza”, “Tríptico romano”, “Don y misterio”, ¡Levantaos!, ¡Vamos!” y “Memoria e identidad”.


37. Benedicto XVI habla del Papa

Benedicto XVI fue entrevistado por la televisión pública polaca el 16 de octubre de 2005, con ocasión del 27 aniversario de la elección como Pontífice del Cardenal Karol Wojtyla. Era la primera entrevista que concedía el actual Papa.

El Padre Andrezej Majewskim le recordaba al iniciar la entrevista que Juan Pablo II escribió en su libro ¡Levantaos! ¡Vamos!, una referencia directa a su persona cuando afirmaba: Doy gracias a Dios por la presencia y la ayuda del Cardenal Ratzinger. Es un amigo seguro. Al responder Benedicto XVI decía: Estoy agradecido por la confianza que me dio, sin mérito mío alguno. Sobre todo, viéndole rezar, comprendí, no solo pude ver, que era un hombre de Dios. Ésta era la impresión fundamental: un hombre que vive con Dios, más aún, en Dios. Además me impresionó la cordialidad, sin prejuicios, con la que se encontró conmigo.

Pero, para concluir éste último punto quiero recoger una de las preguntas de esa entrevista. El P. Majewskim le pregunta al Papa sobre cuál de los encuentros personales y coloquios le impactó más y sobre cómo fueron esos últimos encuentros.

Los dos últimos encuentros los tuve, el primero en el Policlínico Gemelli, en torno al 5-6 de febrero; y el segundo, el día anterior a su muerte, en su habitación. En el primer encuentro, el Papa sufría visiblemente, pero estaba totalmente lúcido y muy presente. Yo había ido sólo para un encuentro de trabajo, porque necesitaba alguna decisión suya. El Santo Padre, aunque sufriendo, seguía con gran atención cuanto le decía. Me comunicó en pocas palabras sus decisiones, me dio su bendición, me saludó en alemán, concediéndome toda su confianza y amistad. Para mí fue muy conmovedor ver, por una parte, cómo sus sufrimiento estaba unido al Señor sufriente, cómo llevaba su sufrimiento con el Señor y por el Señor; y, por otra parte, ver cómo resplandecía su serenidad interior y su completa lucidez.

El segundo encuentro fue el día antes de que muriera: estaba, obviamente, más dolorido, se notaba, rodeado de médicos y amigos. Estaba todavía muy lúcido y me dio su bendición. Ya no podía hablar mucho. Para mí, su paciencia en el sufrimiento ha sido una gran enseñanza, sobre todo el llegar a ver y sentir cómo estaba en las manos de Dios y cómo se abandonaba a su voluntad. A pesar de los dolores visibles, estaba sereno, porque estaba en las manos del Amor Divino.

38. La primera película

Fue Krzysztof Zanussi (1939), afamado director de cine polaco, el primero que hizo una película sobre la vida de Juan Pablo II. Ambos se conocieron en 1959 en Cracovia, escribían para un semanario católico, que era entonces la única revista independiente del país.

Cuando lo nombraron papa, y se convirtió en el primer papa polaco de la historia, decidió la producción de la película “De un país lejano”, que fue estrenada en 1981. Zanussi decide llevar a la pantalla la propia vida del Wojtyla joven, recreando el ambiente literario y estudiantil de la época y reflejando la dura vida de Polonia de los años treinta. Fue el actor Cezary Morawski quien encarnó el personaje del Papa. El argumento de la película arranca en la Semana Santa de 1926, con un Wojtyla niño que celebra las fiestas junto a su padre. Después de esa película, hasta su muerte, ya nadie se atrevería a filmar otra con semejantes protagonistas.

Volvieron a coincidir durante el verano de 1997. Zanussi tuvo la oportunidad de hacer una función especial de su película “Hermano de nuestro Dios” para Juan Pablo II, por entonces en su residencia de Castelgandolfo. ¡Qué emocionante debió ser para el Papa recordar aquella obra de teatro, escrita a los 28 años, estrenando su sacerdocio!


En el prólogo de “Hermano de nuestro Dios” escribe Karol Wojtyla: “Es éste un intento de comprender a fondo al hombre. El personaje es rigurosamente histórico”. Se narra la historia del joven pintor polaco Adam Chmielowski (1845-1916), por cuya vida al servicio de los pobres fue elevado a los altares en 1989 por el propio Juan Pablo II (arriba, el santo en un fotograma de la película). Este artista, luego de ser herido en una pierna durante la guerra de insurrección de 1863 por la independencia de Polonia, estudió pintura en Munich y más tarde continuo su desarrollo artístico en la ciudad polaca de Cracovia. Al contemplar un andrajoso dormitorio de mendigos, su corazón quedó sobrecogido y dejó sin acabar el cuadro que estaba realizando para ir por las calles de Cracovia a pedir limosna para las personas que no tenían techo. Pronto se convertiría en un servidor de estos pobres haciéndose religioso y tomando el nombre de Alberto.

Tras su muerte, más películas

El director italiano Giacomo Battiato, un mes y medio después del fallecimiento del Beato Juan Pablo II presentó en el Aula Pablo VI ante el nuevo pontífice, Benedicto XVI, su trabajo titulado “Karol, el hombre que se convirtió en Papa”. Era el 19 de mayo de 2005 y la película nos cuenta justamente la historia anterior a su elección como pontífice. Arranca con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, cuando Karol Wojtyla es un joven polaco con inquietudes intelectuales y amante del teatro. Pronto vemos como se gesta su vocación sacerdotal, que desarrolla en la clandestinidad por la ocupación nazi. No será el único totalitarismo que conocerá Wojtyla, que después del final de la guerra vivirá la opresión comunista.

Battiato sabe presentar bien el marco histórico que le tocó vivir al Papa, con un gran despliegue de producción, al tiempo que mima la composición de los personajes, su lado humano. Lo vemos de modo especial en la amistad del joven Karol con la familia Kluger, de origen judío, y en su dolor por el holocausto, y también en la oración y en el darse a los demás.

El actor principal, Piotr Adamczyk, se enfrentó al papel más difícil de su vida. El actor polaco tenía a su favor un aire que recuerda a cómo podía haber sido Karol Wojtyla de joven. Además de que ya estaba familiarizado con la figura de Juan Pablo II: no en vano protagonizó “El hermano de nuestro Dios”, película de Zanussi basado en una obra escrita por el mismísimo Wojtyla, antes de ser Papa.

Al año siguiente Giacomo Battiato y con la excelente interpretación de Piotr Adamczyk, estrenó la segunda parte de la productora italiana Taodue film sobre la vida de Karol Wojtyla, “Karol II. El Papa. El hombre”.

Con una banda sonora del genial Ennio Morricone, la película nos cuenta el pontificado de Juan Pablo II desde su elección hasta la muerte del sacerdote Popieluszko, y desde este momento hasta su muerte. Aparece el Papa como el pastor que nos guía y nos enseña su doctrina sobre el hombre, Cristo y la Iglesia, con exposiciones claras sobre los puntos principales de su magisterio. Introduciéndose en buena parte del film en el género documental, incluso con escenas de la vida real del pontífice, nos presenta al Papa en escenarios reales, incluso con partes de diálogo que parecen entrevistas ficticias al Papa sobre temas candentes aún de la sociedad actual.

Benedicto XVI presidió el 17 de noviembre de 2005 en el Vaticano la proyección de la película para televisión "Juan Pablo II", interpretada por John Voight. “No se han disuelto porque es una relación entra almas, entre la gran alma del Papa y la de innumerables creyentes, entre su corazón de padre y los corazones de los innumerables hombres y mujeres de buena voluntad que en él reconocieron al amigo, el defensor del hombre, de la verdad, de la justicia, de la libertad y de la paz”, dijo el Papa en un discurso pronunciado al final de la proyección del filme.


“Juan Pablo II” es una película realizada por Lux Vide y la televisión pública italiana RAI en colaboración con otras televisiones europeas y la CBS. John Voight da vida a Karol Wojtyla en la película que fue estrenada como miniserie en dos capítulos por la RAI.

“La visión de la película ha renovado en mí, dijo Benedicto XVI al final de la proyección- y pienso en todos los que le conocimos, el sentido de profunda gratitud a Dios por haber dado a la Iglesia y al mundo un Papa de tan alta estatura humana y espiritual”.

39. También en dibujos animados

Con motivo de la muerte de José Luis López-Guardia comencé esta serie por el capítulo. 39. Aquí está:
http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=35070&mes=&ano=

Continuará...

 Publicado en Religión en Libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario