2 ene. 2013

OPINIÓN. Defensa ecuménica de la libertad religiosa


Fray Tuk. "Voz común en defensa de la identidad de la fe y de la proclamación del Evangelio". Ese es el camino del ecumenismo entre los obispos de Polonia y el patriarcado ortodoxo de toda Rusia.


Józef Michalik, presidente de la Conferencia episcopal de Polonia y arzobispo de Przemyśl de los Latinos, rechazó la actitud entreguista y pasiva de quienes se quedan en un "qué mal están las cosas", y señaló el fundamento de la Nueva Evangelización: el reconocimiento humilde que el apóstol debe hacer de su propio pecado y la aceptación del perdón misericordioso de Dios.

Títulos, subrayados y comentario en cursiva son míos.

Primera tarea de la evangelización: reconocer el propio pecado.

"Vivimos hoy en una situación de permanentes ataques a la ley natural, a los valores cristianos, a la Iglesia y a la fe. Lamentarse de esta situación sería inútil. Es necesaria una visión de sí mismos y de la conversión. Ésta es la primera tarea y la condición fundamental de la evangelización. Reconocer el pecado nos conduce directamente a la conclusión de que sólo Dios puede perdonar nuestro pecado; Dios, que quiere perdonar porque Él es el Padre misericordioso".

Es alentador saber que ante los males abrumadores que aquejan a nuestro mundo y frente a tantos ataques al catolicismo, podemos colaborar eficazmente para mejorar la situación: luchando cada día por nuestra propia conversión de la mano de nuestro Padre misericordioso. Por eso el desaliento, el pesimismo y la tristeza nunca tienen la última palabra en la vida del cristiano.

Ecumenismo y derecho a la presencia de Dios en la vida pública.

"También nuestros hermanos de otras Iglesias cristianas se interesan vivamente por la promoción de la fe viva y por la defensa del derecho de la presencia de Dios en la vida pública. La Iglesia en Polonia mira con gran esperanza el reciente llamamiento conjunto católico-ortodoxo a los pueblos de Rusia y de Polonia, firmado por el patriarca ortodoxo de Moscú y de toda la Rusia, Kirill, y por los obispos católicos de Polonia, con la esperanza de que esta voz común en defensa de la identidad de la fe y de la proclamación del Evangelio tenga grandes posibilidades de llegar más profundamente a nuestros corazones".

Gravísimos problemas como el de la libertad religiosa y el de la pérdida del sentido de Dios deberían aunar cada vez más las fuerzas de católicos y hermanos separados, pues son dramas que nos afectan en común.

Texto completo de su intervención.

Publicado en Certeza católica.
          __________

No hay comentarios:

Publicar un comentario